Spanish Hymn A-B

A Dios el Pad-re celestial


A Dios el Padre Celestial
Al Hijo nuestro Redentor
Al Eterna Consolador
Unidos todos alabar. A-men

 


¡A prisa, Sion!


1. ¡A prisa Iglesia! tu Señor espera;
al mundo entero di que Dios es luz,
que el Creador no quiere que se pierda
una sola alma, lejos de Jesús.


Coro
Nuevas proclama de gozo y paz,
nuevas de Cristo, salud y libertad.


2. Ve cuántos miles yacen retenidos
por el pecado en lóbrega prisión;
no saben de Aquel que ha sufrido
en vida y cruz por darles redención.


3. A todo pueblo y raza, fiel proclama
que Dios, en quien existen, es amor;
Que Él bajó para salvar sus almas;
por darles vida, muerte Él sufrió.


4. Tus hijos da, que lleven su Palabra,
y con tus bienes hazlos proseguir.
Por ellos tu alma en oración derrama,
que todo, Cristo te ha de retribuir.

 


¡Al Dios de Abraham, loor!


¡Al Dios de Abraham loor! su nombre celebrad
¡Al que era, y es, aún será , magnificad
El solo eterno Dios, de todo es Creador
Al único Supremo ser cantad loor


¡Cuan libre y sabio es su Espíritu al obrar
Su voz por la profeta , aún nos quiere hablar
En nuestro corazón su ley escrita está
Es inmutable y siempre fiel en tierra y mar


La vida infundió en cada humano ser.
Su amor amparo nos será sin fenecer.
¡Al vivo Dios, loor! Su nombre celebrad;
¡Al que era, y es, y aun será, magnificad!


Al Padre celestial, a Cristo el Redentor,
Y al eternal Consolador, cantad loor.
Cristianos, ensalzad su gracia y su bondad;
Al trino Dios de Abraham hoy alabad. Amén

 


¡Cuánto me alegra


¡Cuánto me alegra que nuestro Señor
diera su vida por el pecador!
Hizo sin par maravillas aquí,
y la más grande es que me ama a mí.


Coro
¡Qué maravilla! Me ama Jesús,
me ama Jesús, me ama Jesús.
¡Qué maravilla! Me ama Jesús;
sí, me ama aún a mí.


Aunque vagaba olvidándome de él,
él me siguió porque siempre es fiel;
presto a sus brazos amantes volví
al recordar que Jesús me ama a mí.


Cuando en el cielo ver pueda a Jesús,
ya revestido de gloriosa luz,
entonaré mi himno eterno allí:
“¡Qué maravilla! ¡Jesús me ama a mí!”